Las entidades sin fines de lucro deben ser transparentes más allá de una auditoría