Unos 50 países no cumplen con normas de transparencia